Nací en Madrid en 1971 y vivo en Getafe, soy profesor de Formación Profesional en ciclos de informática y Físico de formación. Desde siempre he vivido en una bipolaridad que me ha llevado de la ciencia a las humanidades sin estar muy seguro de haber avanzado en ninguna de ellas salvo pero tengo la impresión que ambas buscan los mismo por caminos distintos,

He colaborado en varias revistas de literatura como Al otro lado del espejo, Musi, Narrativas y Léptica. He formado parte de proyectos literarios con otros autores (Cuentos para Hambrientos I y II) y junto al grupo poético Divagantes en el poemario Amour (Noviembre 2015), siempre al abrigo del Centro de Poesía José Hierro de Getafe. También participé en el libro colectivo En legítima defensa. Poetas en tiempo de crisis. Ed. Bartleby, 2014.

En Noviembre de 2012 tuve la suerte de inaugurar el catálogo de la Editorial Adeshoras con mi primer libro, Como pompas de jabón, una recopilación de cuentos y poemas. Así mismo participé en la antología 44 mundos a deshoras de la misma editorial.

Después llegó la primera novela, y única hasta el momento: Las derrotas de Elena es un proyecto de recuperación de la memoria y un homenaje a aquella generación que se debatió en una guerra civil y después en un país arrasado o en una Europa convulsa, también es una historia intemporal en la que dos jóvenes se han de enfrentar a los acontecimientos que les llegan y a las decisiones que todos debemos tomar en algún momento. Desde Pontevedra me llegó la oportunidad para que viese la luz después de mandar el manuscrito a numerosas editoriales. Gracias a la Editorial Discursiva.

Por último, vuelta al cuento y vuelta a Editorial Adeshoras, en junio de 2017 presentamos mi último libro: Los ríos Perdidos. Personajes que deambulan por un  Madrid mágico y real entre sus ríos actuales y pretéritos. Dónde las corrientes de agua fluyen bajo la superficie, igual que las vidas de muchos de sus habitantes. Habitantes que desaparecen y vuelven a aparecer en otro sitio, como ríos subterráneos. Habitantes cuya vida se ve determinada por los caminos del agua en una ciudad que nació alrededor de un arroyo tumultuoso.

Ahora buscando nuevos proyectos, a vueltas con un puñado de poemas sobre algo que cada vez aprecio más: el Silencio.