/ mayo 18, 2018/ Clásicos, poesía, Reflexiones/ 0 comentarios

La sencillez aparente y la musicalidad son dos de las características que más aprecio en la poesía de J.R. Jiménez, un poeta muy prolífico no solo en la cantidad de poemas que escribió sino en la cantidad de estilos que abarcó a lo largo de su vida, desde unos inicios modernistas hasta el poema en prosa Espacio, pasando por sonetos y otras formas canónicas. Como ejemplo dejo este breve poema lleno de fuerza y frescura a la vez:

Amanecer

Te quitaste, riendo,

lo mismo que una reina loca,

tu corona de sueños,

y la echaste, radiando al sol alegre,

¡y te abrazaste a mi toda desnuda

sólo con tus cabellos negros, blanca!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*